• Buscar
           

Acercamiento social obligatorio por Internet

Las medidas que restringen los encuentros personales que impuso la pandemia favorecen el desplazamiento de actividades a los ámbitos digitales. Desde reuniones de trabajo al sexo virtual, hoy casi todo circula a través de cables de fibra óptica.

Hasta hace muy poco tiempo la palabra “zoom” remitía a una cualidad de un lente o una cámara. Ahora está asociada a la aplicación de videoconferencia que se expandió por el mundo con la misma tasa de contagio que el Covid-19. La pandemia transformó muy rápido algunas costumbres. En general, toda las actividades online se multiplicaron. Y el contacto a través de una pantalla con cámara y micrófono intenta suplir a las reuniones de trabajo y los encuentros con familia, amigos o parejas.

Un informe de la consultora App Annie reveló que durante la semana del 14 al 21 de marzo se descargaron en celulares 62 millones de apps de videoconferencia en todo el mundo. Un aumento del 90 por ciento si se compara con la misma semana del año anterior.
En este nuevo escenario, Zoom logró –a pesar de sus serios problemas de seguridad– posicionarse mejor que la competencia. Duplicó el valor de sus acciones entre enero y abril y multiplicó por diez la cantidad de descargas. En cuanto a su uso, durante los dos primeros meses de 2020 se utilizó más que en todo 2019. El crecimiento explosivo generó un hecho curioso: miles de inversores confundieron la nomenclatura en bolsa de Zoom con otra empresa del mismo nombre dedicada a las telecomunicaciones y dispararon el valor de la homónima un 60 mil por ciento. De esta manera, las acciones de «la otra» Zoom pasaron de costar un centavo a cotizar 6 dólares en cuestión de horas.
La comunicación por internet pasó a ser esencial en toda actividad que pueda hacerse a distancia. Es por eso que abundan las soluciones para teletrabajar. Por ejemplo Pragli, que es una aplicación que funciona como oficina virtual. A través de avatares se comparte un espacio de trabajo en la web con los compañeros. De esta forma se evitan llamadas inoportunas cuando alguien está ocupado o se levantó para ir a la cocina.
Las clases virtuales también son parte de la cuarentena. Classroom, que funciona en la constelación de Google, duplicó la cantidad de usuarios activos a fines de marzo y alcanzó los 100 millones. Mientras avanza el proyecto de una plataforma nacional colectiva impulsada por el Ministerio de Educación, muchas escuelas decidieron implementar Classroom ante la incapacidad de los sistemas que estaban usando hasta el momento para dar respuesta a la fuerte demanda que estalló con la suspensión de clases.

Tráfico en aumento

No sólo los servidores de las plataformas educativas sintieron el golpe. Entre enero y fines de marzo, el tráfico de Internet aumentó cerca del 25 por ciento en las ciudades más importantes, según Cloudflare, una empresa dedicada a infraestructura web. En Italia el incremento llegó al 40 por ciento.
Junto con el inicio de la cuarentena en nuestro país, el Enacom (Ente Nacional de Comunicaciones) acordó con empresas como Facebook y Netflix la reducción de la calidad en el streaming para evitar la saturación de la red. La buena noticia es que, pasado más de un mes del inicio del confinamiento, el servicio de internet se muestra sólido.
La explicación de esto hay que buscarla en el amanecer de internet: en sus orígenes fue creada como recurso militar para mantener las comunicaciones a pesar de la caída de algunos nodos. La información busca la ruta más eficiente e intenta llegar a destino.
Netflix, líder en series y películas por streaming, también tuvo un crecimiento significativo del valor de sus acciones. Para ponerse a tono con el #QuedateEnCasa publicó en su cuenta de YouTube 10 documentales que pueden verse en forma gratuita. Pero atención, Netflix no está regalando suscripciones. Circula un mail ofreciendo el servicio gratuito, pero se trata de un intento de capturar datos de tarjeta de crédito. Por ahora tampoco hay vacuna contra el cibercrimen. A pesar del aumento en el valor bursátil y la cantidad de suscriptores Netflix afronta dificultades. Las medidas de prevención frente al coronavirus tiene retrasadas o paradas varias producciones propias. Entre ellas Stranger Things y Sex Education.
Toda actividad en la web se expandió junto con el distanciamiento social. YouTube aumentó su tráfico un 15 por ciento en general y un 75 por ciento en el consumo de videos de noticias. Google y Facebook también vieron multiplicado su tráfico, pero esto no se vio reflejado en los ingresos, dado que la pauta cayó en proporciones aún mayores.

Infodemia

La información falsa circuló desde siempre en internet, pero encontró terreno fértil para crecer durante esta pandemia. Para la Organización Mundial de la Salud (OMS) se trata de una “infodemia”. Para combatirla, Facebook tiene verificadores de hechos que señalan y advierten cuando una noticia compartida contiene información errónea. YouTube, propiedad de Google, sostuvo que trabaja junto a la OMS para dar de baja videos que prometen falsas curas. Sin embargo, el virus de la desinformación es resistente y estas empresas aún no han logrado erradicarlo de sus plataformas.

La vida en aislamiento trajo como consecuencia la interrupción de los encuentros sexuales para quienes no pasan la cuarentena en pareja. Ganaron terreno el sexting, las fotos y los videos íntimos. En este contexto, también crecieron las apps de citas que se transformaron en una ventana al mundo de la pasión ante la imposibilidad de conocer personas por otros medios. Así nació “Quarantine Together”, una app que antes de habilitar el contacto entre usuarios les recuerda que hay que lavarse las manos. Tinder también se adaptó a los nuevos tiempos. Intercala entre las publicidades consejos para cuidarse. Incluso el Ministerio de Salud trató el tema en una conferencia de prensa. Recomendó no tener sexo entre personas que no están conviviendo y alentó al refuerzo de la higiene antes y después del acto, sea en soledad o acompañado.
Cada país trató el tema a su manera. En Estados Unidos, Anthony Fauci (epidemiólogo de la Casa Blanca) dejó la decisión del encuentro en manos de las personas. «Si estás dispuesto a arriesgarte y sabes que todo el mundo tiene su propia tolerancia a los riesgos, podrías averiguar si quieres conocer a alguien. Y depende del nivel de interacción que quieras tener”, dijo. Mientras Fauci hablaba su país superó el medio millón de contagiados.

Escrito por
Juan Pablo Urfeig
Ver todos los artículos
Escrito por Juan Pablo Urfeig
A %d blogueros les gusta esto: