• Buscar

EtiquetaHambre

UN PLATO QUE SE SIRVE FRÍO

El Chueco nació pobre y, aun pibe, se vio viviendo en la indigencia y mendigando para comer. La calle es dura, como es sabido, y él no tardó en experimentarlo en carne propia. No lo sabía entonces, pero la vida le daría la chance de reivindicarse.

EL HAMBRE EN CARAS Y CARETAS

Como crítica política, como sátira, como crudo relato social, la revista siempre reflejó a aquellos sectores marginados de la sociedad que debieron luchar a principios del siglo XX por llevar un plato de comida a su mesa.