• Buscar
           

JANIS JOPLIN, UN ÍCONO AVASALLANTE

Tuvo una carrera exitosa y una vida tan intensa como breve. Murió a los 27 años, pero estableció un modelo de cantante de personalidad arrolladora y emoción a flor de piel.

Janis Joplin nació en Forth Worth, Texas, el 19 de enero de 1943, en una comunidad conservadora, y su destino natural era el de una joven estadounidense de pueblo chico de entonces: casarse con su novio de la secundaria, tener hijos y ocupar el lugar de una respetable ama de casa. Pero Janis tenía otros planes. A la noche, mientras sus hermanas dormían, Janis se deleitaba sintonizando en su pequeña radio a transistores unas raras emisoras del sur profundo, que difundían los sonidos prohibidos del rhythm and blues negro. Nombres mágicos como Joe Turner, Big Mama Thornton, Laverne Baker…

Janis sentía que algo la quemaba por dentro y necesitaba gritárselo al mundo. Una madrugada, la joven dijo adiós a la casa paterna y puso proa a California. Pronto se unió a Big Brother and the Holding Company, el grupo estable del Avalon Ballroom, escenario clave de la escena musical de San Francisco. La banda tenía energía y conocía su rhythm and blues pero necesitaban una cantante como Janis, con su gran caudal de voz y su desbordante personalidad escénica.

Tras aceptar la oferta del presidente de Mainstream Records, en diciembre de 1966 entraron en los United Studios, de Los Ángeles, para grabar Big Brother and the Holding Company, una vibrante fusión de rock, folk, rhythm and blues y psicodelia.

El gran despegue de Janis Joplin con Big Brother se produciría siete meses más tarde en el Festival Monterrey Pop. Janis hipnotizó a la audiencia con un show electrizante, que alcanzó su clímax en el tema “Ball and Chain”. Enseguida, Clive Davis, presidente del poderoso sello Columbia, les ofreció un nuevo contrato de grabación y así comenzó una maratón de recitales por todo Estados Unidos. El 8 de marzo de 1968, Big Brother tocó en la noche inaugural del teatro Fillmore East, de Nueva York, propiedad de uno de los más importantes organizadores de conciertos de la época, Bill Graham. El recital del Fillmore fue grabado con la idea de editar un disco en vivo pero, por deficiencias técnicas, optaron por recrear el clima de un típico recital de la banda en el estudio.

Cheap Thrills se grabó entre marzo y mayo de 1968 y mostraba un progreso tanto en la dinámica interna de la banda, como en la solidez del repertorio. Traía “Ball and Chain” y “Piece of My Heart” –un enérgico tema que se convertiría también en clásico de su repertorio– más una sensual adaptación del “Summertime” de George Gershwin. El 12 de octubre de 1968, el álbum alcanzaba el primer puesto en el ranking de Billboard, donde permaneció durante ocho semanas.

Con el éxito masivo también llegaron los cambios. En diciembre de 1968 Janis abandonó a Big Brother, conservando al guitarrista Sam Andrew para formar un nuevo grupo, The Kozmic Blues Band, que incluía teclados y bronces. El siguiente álbum, I Got Dem Ol’ Kozmic Blues Again Mama! llegó al puesto 5 del chart. Incluía una apasionada versión de “To Love Somebody” –de los Bee Gees– y el tema “Try”, que incitaba a luchar por lo que uno ambiciona en la vida, y que se convirtió en otro hit. El álbum apareció en septiembre de 1969, un año muy activo para Joplin, en el que realizó una gira europea con recitales en Frankfurt, Ámsterdam, Estocolmo, Copenhague, París y Londres. Fue también un año importante para la contracultura joven, que tuvo su gran celebración masiva en el festival de Woodstock, donde Janis compartió cartel con otra nutrida legión de luminarias rockeras de ambos lados del Atlántico.

ENERGÍA Y ENTREGA

Al comenzar 1970 Janis Joplin era la cantante de blues blanco más famosa del mundo. Su energía y su entrega arriba de un escenario eran legendarias, así como su espíritu rebelde y contestatario, muy a tono con la visión del mundo de su generación. Pero la celebridad y esa imagen extrovertida que Janis proyectaba en público maquillaban zonas oscuras de su vida sentimental, sintetizadas en la frase que alguna vez le dijo a un periodista: “Le hago el amor a veinticinco mil personas sobre un escenario y después me voy a casa sola”. Es posible que esta carencia emocional haya acentuado su adicción al alcohol y las drogas pesadas.

En septiembre de 1970, con su nueva banda Full Tilt Boogie Band, Janis comenzaba las sesiones de su cuarto álbum, Pearl, que no llegaría a terminar. El 4 de octubre, fue hallada muerta en su cuarto de hotel de Los Ángeles. El reporte forense dictaminó “muerte por sobredosis accidental de heroína”. La noticia causó profunda consternación en el mundo musical. Pero junto con las muestras de pesar que llegaron de todas partes habría también un reconocimiento unánime hacia las virtudes de Pearl, álbum que apareció en forma póstuma, en enero de 1971. El disco le hacía honor al nombre, ya que traía varias gemas del repertorio de Janis, como la dramática “Cry Baby”, la rendición a capela de “Mercedes Benz” y una memorable versión del tema de Kris Kristofferson “Me and Bobby McGee”, que llegaría al puesto número uno del chart de singles.

Con la desaparición de Janis perdimos a una de las más grandes intérpretes del siglo XX. No obstante, por su voz única, por la pasión que desplegaba sobre el escenario y por la gran influencia que su arte sigue ejerciendo hasta el presente, Janis Joplin continúa siendo, a casi cinco décadas de su prematura muerte, una figura clave en la historia de la música popular.

 

Escrito por
Alfredo Rosso
Ver todos los artículos
Instagram has returned invalid data.
Escrito por Alfredo Rosso
A %d blogueros les gusta esto: