• Buscar

Caras y Caretas

           

Los muchachos futbolistas

ARIEL BORENSTEIN

Aguilar

En este trabajo, ampliamente documentado con entrevistas y un gran relevamiento de medios periodísticos de la época, el autor da cuenta de la lucha gremial de los jugadores de fútbol en los años del primer peronismo y de la ausencia, por tal motivo, de la Argentina en los mundiales 1950 y 1954.

“En 1944 los jugadores toman la decisión de fundar ya no solo una mutual sino un sindicato: Futbolistas Argentinos Agremiados. Su propia historia de lucha con el hito de 1931 se mezclaba con un clima general entre los trabajadores a partir de la gestión del coronel Juan Domingo Perón desde la Dirección Nacional del Trabajo, que al poco tiempo fue reconvertida y jerarquizada en Secretaría de Trabajo y Previsión”. Sin embargo, Ariel Borenstein explica que “si bien el fútbol crecía sin parar como espectáculo y los valores de los pases superaban año a año las cifras que se pagaban, la media de los jugadores no tenía grandes privilegios”. Esta es, pues, la historia de una sucesión de paradójicos desencuentros entre el país peronista y el fútbol como pasión popular.

Escrito por
Redacción
Ver todos los artículos
Escrito por Redacción

A %d blogueros les gusta esto: