Icono del sitio Caras y Caretas

La niña del campanario / Sonia Almada

El 27 de septiembre de 1974, Ana María Rivarola, de ocho años, apareció violada y muerta en una iglesia de Don Torcuato. El convulsionado clima político de la época contribuyó a que el crimen quedara impune. Más de cuarenta años después, la autora, que tenía la misma edad y vivía en el mismo barrio, inició una investigación en búsqueda de la verdad.

Salir de la versión móvil