Icono del sitio Caras y Caretas

Pobre cerebro / SEBASTIÁN LIPINA

El cerebro es sensible al estrés, al maltrato, a la carencia física y afectiva, a la desnutrición. Este libro argumenta que al conocer los mecanismos destructivos de la privación en la infancia es posible contener y contrarrestar sus efectos.

Salir de la versión móvil